¿Es el momento de invertir? El peligro del letargo anoréxico

¿Es momento de invertir? En febrero de 2013 nos hacíamos esta pregunta en el Seminario de Finanzas del Instituto Internacional San Telmo. Por aquel entonces el pesimismo era aún bastante generalizado. Después de 7 años de crisis ¿cuánto más tiempo podemos seguir “apretándonos el cinturón”?

Las medidas duras se deberían haber tomado hace tiempo. Pero mantenerlas durante un largo periodo nos pueden llevar a la anorexia.

Veo empresas que siguen intentando arreglar la cuenta de resultados vía gastos. Esa tarea debería haberse culminado hace tiempo. Las empresas que lo han hecho a tiempo están ahora en mejor situación para afrontar la recuperación. Pero ¿cuánto tiempo podemos aguantar en una empresa con una dieta tan exigente?

En aquel seminario de finanzas de hace más de un año, le planteaba a los participantes que la mayoría de nosotros hemos estado mucho tiempo, antes de la crisis, con unas gafas de color rosa, gafas que no nos dejaban ver bien la realidad. Esas gafas nos la hemos ido cambiando, unos antes y otros mucho después, por unas gafas color negro azabache. Con estas nuevas gafas tampoco se puede ver la realidad.

Para ver la realidad necesitamos unas gafas transparentes, que nos permitan ver más allá de las colinas, mas allá del presente y del futuro inmediato.

En primavera del 2013 tuve que participar activamente en una decisión de inversión en una empresa de un sector muy afectado por la crisis. No fue fácil, el entorno nos decía que todo iba mal, el entorno nos decía que no era prudente hacer la inversión. Se trataba de muchos millones de euros. Definitivamente aprobamos el proyecto de inversión. Hoy vemos que hemos acertado.

Sin embargo, sigo viendo directivos, empresarios, ciudadanos en general, que siguen sin quitarse las gafas de color negro azabache.

Fernando Faces en su video “Bienvenido Mister Crédito” (http://www.santelmo.org/noticias/2130209802/fernando/faces/) nos transmite un mensaje optimista. Algunos, con sus gafas negras, quizás aún no sean capaces de “ver” un mensaje tan contundente.

Si la sociedad en general sigue usando esas gafas negras, no podremos avanzar, no podremos continuar el camino tan apasionante que nos depara el futuro.

El momento para invertir o abandonar las “políticas de anorexia” lo debe decidir cada empresario y directivo en función de la situación de cada empresa y cada sector. Pero seamos conscientes, sin inversión no hay futuro.

Inversión en nuevos activos, inversión en nuevos mercados o productos abandonando otros en declive, inversión en personas mejor preparadas para el cambio que hemos experimentado, inversión, en definitiva, para seguir adaptándonos a los drásticos cambios que seguiremos experimentando.

Los riesgos siguen ahí, pero para eso estamos los empresarios y directivos, para gestionarlos.

Hay empresas que han desaparecido porque no han sabido adaptarse a tiempo a la crisis. Las que han sobrevivido tienen ahora que adaptarse a la recuperación. Si no lo hacen, puede que no desaparezcan, pero se mantendrán en un largo periodo de letargo anoréxico.

 

Esteban Jiménez Planas